miércoles, 5 de diciembre de 2007

... La Verdad ... y La Parabola ...¡!!

Andaba la Verdad por las calles, en los pueblos, tratando de hablar con la gente,
pero la gente no la quería, la despreciaban solamente por las ropas que llevaba.
La Verdad andaba con harapos, sin lujos, sin pretensiones,
tan simple, pura y sencilla como la Verdad.
La Verdad siempre trataba de acercarse a la gente,
de entrar en sus hogares, pero siempre fue despreciada y humillada,
pues nadie la quería por sus vestiduras harapientas.

Un día la Verdad andaba caminando y llorando, muy triste por todo esto,
hasta que de repente se encuentra a alguien muy alegre, divertido,
vestido con colores muy llamativos y elegantes y ¡¡¡Toda la gente la saludaba!!!
….¡¡¡Era la Parábola !!! . ... Nadie me quiere ni me aceptan en sus casas!”
…Y la Parábola ve a la Verdad y le dice: “Verdad, ¿por qué lloras?”
La Verdad le responde: “La gente me desprecia y me humilla!
La Parábola le dice: “Claro, Verdad… Te entiendo; lo que pasa es que tienes
que vestirte como yo, con colores y bien elegante….y verás el cambio”

Parábola le prestó uno de sus vestidos a Verdad y desde ese día, como un milagro,
de repente, la Verdad fue aceptada por la gente y era querida por todos…

Nadie acepta la Verdad desnuda. Todos la prefieren disfrazada con ropas de Parábola

No hay comentarios:

VIDEO

El video es un regalo para todos uds.
El que guste se lo puede llevar ... mas
arriba esta el enlace con Youtube.
Que tambien tiene autorizacion para
hacerlo conocer al mundo. Gracias a
todos. Silvi.

La tierra

Niño indio, si estás cansado, tú te acuestas sobre la Tierra, y lo mismo si estás alegre, hijo mío, juega con ella... Se oyen cosas maravillosas al tambor indio de la Tierra: se oye el fuego que sube y baja buscando el cielo, y no sosiega. Rueda y rueda, se oyen los ríos en cascadas que no se cuentan. Se oyen mugir los animales; se oye el hacha comer la selva. Se oyen sonar telares indios. Se oyen trillas, se oyen fiestas. Donde el indio lo está llamando, el tambor indio le contesta, y tañe cerca y tañe lejos, como el que huye y que regresa... Todo lo toma, todo lo carga el lomo santo de la Tierra: lo que camina, lo que duerme, lo que retoza y lo que pena; y lleva vivos y lleva muertos el tambor indio de la Tierra. Cuando muera, no llores, hijo: pecho a pecho ponte con ella, y si sujetas los alientos como que todo o nada fueras, tú escucharás subir su brazo que me tenía y que me entrega, y la madre que estaba rota tú la verás volver entera. Gabriela Mistral

LA HORA DEL MUNDO

MI RED DE ALMAS AMIGAS

Mi Familia

Mi Familia

whos.amung.us - visitor maps

PREMIOS RECIBIDOS


SOBREVIVIENDO