jueves, 14 de mayo de 2009

La menopausia Gabriela Acher




Esto también le interesa a ellos. Lo escribí hace algún tiempo ... y tenia ganas de compartirlo ...
Llevamos tan marcada nuestra maternidad, que cuando nuestro reloj biológico marca su fin… comienza nuestra etapa de duelo.
Por eso, tenemos que preparar “Mente, Cuerpo y Espíritu”; en nuestras manos esta… como recorrer este camino. Nuestra sexualidad no termino… recién comienza… los fantasmas del embarazo no deseado, ya no existen… Permitámonos dejar a un costado “El debe ser” para darle paso al “Ser”; que dejamos olvidado en perchero del tiempo… nuestra alma también necesita de mimos.
Tratemos de reencontrarnos, con nuestra pareja… olvidemos viejos prejuicios y estructuras marcadas… por la letanía de los años. De este modo no solo estaremos bellas por fuera… sino también por dentro. Y no olviden que estos destellos… se nota en nuestra mirada… que vuelve a tener el brillo de aquellos años… ¡!!
VIVAN… sean FELICES… disfruten cada momento como si fuera el ultimo ¡!! Esto también es parte de la vida… solo aprendamos a aceptarla… ¡!!

Silvia Zak

CONSULTORIO SENTIMENTAL "PARA EMPEORAR MEJOR"

C O N S U L T A

Querida Gabriela: Me animo a escribirte esta carta a vos, porque me parece que somos de la misma edad, pero a vos todavía te queda ganas de reírte. Pronto voy a cumplir 50 años. Escucho la cifra y me da como un escalofrío.

Cuando yo era chica, una mujer de 50 años era una anciana, pero, por suerte, ahora ¡es peor!.... ¡Ahora sos anciana a los 30!

Entonces siento que tengo que oponer alguna resistencia antes de que la fuerza de gravedad se apodere definitivamente de mi cuerpo y me hunda para siempre.

Y no hablo de estar linda, ¿eh?... ¡No! ¡De estar sana!

De ver, oír, caminar, conservar las fundas, peinarse sin quedarse pelada.

Lo oftalmológico me está volviendo loca. La presbicia me corrigió la miopía pero no el astigmatismo. Los dientes se me mueven porque se reabsorbieron las raíces, me atacó la celulitis en los huesos, pelo me queda poco, y ando de médico en médico para parar todo lo que se me cae.

¿Te diste cuenta, Gabriela, de que con los años todo se cae?...

¿Menos las encías que se levantan?. Todas mis amigas me dicen que viva en el "aquí y ahora" pero yo en lo único que pienso es en el futuro.

Negro.

Hago dieta, gimnasia, tai chi y rezo. Decíme la verdad, ¿vale la pena hacer tanto esfuerzo? Y si es así... ¿Para qué?

Me gustaría unirme a algún grupo de menopáusicas, pero no sé si existen, o sólo son un producto de mi imaginación. Gabriela... ¿qué hacer?

Yo sé que la menopausia es sólo una etapa de la vida... Pero...

Decíme la verdad...

¿A esto se le puede llamar vida?

Menopáusica Trastornada.

R E S P U E S T A:

Querida Menopáusica:

Tu desgarrador testimonio me llegó al corazón, y no te quiero mentir ni un poquito.

Quiero decirte que sí, que a los 50 años, si hacés gimnasia, una dieta estricta, un retoque de cirugía aquí y allá, una constante visita a la peluquería, tenés un excelente dentista, una buena dermatóloga, un ginecólogo de confianza, un traumatólogo consciente, un oftalmólogo aggiornado, una buena profesora de yoga, tomás vitaminas, hacés caminatas y tenés el mejor analista... podés estar bien. Pero quedás muerta.

Estás fenómena pero te lleva todo el tiempo de tu vida. Si verdaderamente te lo proponés y tenés una voluntad de hierro, podés alargar tu vida.

Lo que no sé si te van a quedar son ganas de vivir.

Pero no tenemos que dejar que eso nos detenga. ¡Por supuesto que es importante hacer el esfuerzo! ¿Para qué?...

¡Para empeorar mejor!

Y yo creo que hay algo muy importante para destacar de esta etapa de la vida, que nadie reconoce lo suficiente: Y es que - a los 50 - ya no estamos solas.

¡Estamos rodeadas de profesionales! Tenemos tantos médicos de cabecera que vamos a tener que agrandar la cama.

Le pregunté a mi amiga Liliana Mizrahi, porque sé que ella había pensado en formar grupos de menopáusicas, y me informó acerca de éstos que parecen muy recomendables.

Uno de ellos es el UM: Ultra Menopáusicas. Son mujeres muy orgullosas y exhiben sus síntomas. No se abanican los calores. Exigen que les abran las ventanas y si no las rompen a sillazos. Cuando lloran toman vino tinto y cantan "Uno":

"Si yo tuviera menstruación... La misma que perdí... Si yo pudiera como ayer. Ovular y presentir... Es posible que a tus ojos que me miran Sin cariño los cerrara con desprecio..." etc, etc.

No controlan sus emociones. Se pelean con los colectiveros, les pegan a los maridos... son la vanguardia menopáusica.

Luego está MOMO, que es la sigla por Menopáusicas Optimistas. MO-- MO. Lo dicen dos veces para creérselo.

Es un grupo brasileño y se constituyeron como "escola do samba". En el último carnaval cantaban: "Menopausia maravillosa, llena de encantos mil, Calores de minho corpo, Corazón de meu Brasil."

También está MAMA, que es la sigla de Menopáusicas Amnésicas: MA- MA. Lo dicen dos veces para acordarse.

El único problema con este grupo es que no pueden reunirse nunca, porque se olvidan la fecha, el lugar, los objetivos y las tareas.

Y, por último está el REMA que es un Remolque para Menopáusica Apáticas. Si te quedás estancada en algún lugar, te vienen a buscar y te remolcan hasta tu casa.

Querida amiga, el temor que le tenemos a la palabra menopausia es absolutamente injustificado, ya que - al tener plena conciencia de lo que nos espera - podemos pasar instantáneamente a un estado de gracia.

Nos volvemos Zen.

No sólo vamos a vivir en el "Aquí y ahora" sino más bien en el "Ahora o nunca".

Con amor, Gabriela

miércoles, 13 de mayo de 2009

... Día de Recuerdos ... ¡!!


Te puedo asegurar que cuando escuchas arder los leños;
te envuelve un calor que es imposible de trasmitir.
En ese instante todo es magia. Desde muy chica en
Córdoba; cuando veía que el cielo se oscurecía para
nevar, corría alrededor de la casa. Un caserón ingles de
principio de siglo pasado. La abuela me esperaba
con los maderos encendidos y el chocolate humeante; y al sentir el
crepitar de los leños … soñaba con el amor … con el primer beso. …
Cuantas cosas simples que dejamos escapar… yo extraño todo eso.
Quizás halla tiempo de rescatar algo… no… ¿???
Son esas pequeñas grandes cosas que nutren el alma.
Dicen que de sueños está hecha parte de la vida y viviendo soñamos,
soñando vivimos, viviendo vivimos y soñando soñamos.
Es lo único que nunca no van a robar, ni nos harán renunciar… Soñemos.
सिल्विअज़क / Silvia Zak

martes, 12 de mayo de 2009

Se esta recuperando ... Bien ... ¡!!

Elu… se esta recuperando… bien… come poquito, pero con ganas. Esta con sus libros de anatomía y psicología (la odia, dice que están fumados; jajaja)… El próximo jueves le sacan los puntos… luego a la rutina…





Así que mama con patineta… de la universidad a casa… No quiere, ni quiero que pierda clases…



Para esta mama… no es un sacrificio es un gusto… compartir algo de esta etapa… que nos necesitan un poquito menos…





Gracias. Les dejo unas fotos… Silvi.




Unas horas antes de descomponerse.

lunes, 11 de mayo de 2009

ELU ... En Casa ... ¡!!





Gracias ... por el cariño ... por la energía... por el afecto ... Gracias por Ser ... Gracias por Estar.

                           Silvi.





Elu y su novio.


Elu ... En el Jardín...

VIDEO

El video es un regalo para todos uds.
El que guste se lo puede llevar ... mas
arriba esta el enlace con Youtube.
Que tambien tiene autorizacion para
hacerlo conocer al mundo. Gracias a
todos. Silvi.

La tierra

Niño indio, si estás cansado, tú te acuestas sobre la Tierra, y lo mismo si estás alegre, hijo mío, juega con ella... Se oyen cosas maravillosas al tambor indio de la Tierra: se oye el fuego que sube y baja buscando el cielo, y no sosiega. Rueda y rueda, se oyen los ríos en cascadas que no se cuentan. Se oyen mugir los animales; se oye el hacha comer la selva. Se oyen sonar telares indios. Se oyen trillas, se oyen fiestas. Donde el indio lo está llamando, el tambor indio le contesta, y tañe cerca y tañe lejos, como el que huye y que regresa... Todo lo toma, todo lo carga el lomo santo de la Tierra: lo que camina, lo que duerme, lo que retoza y lo que pena; y lleva vivos y lleva muertos el tambor indio de la Tierra. Cuando muera, no llores, hijo: pecho a pecho ponte con ella, y si sujetas los alientos como que todo o nada fueras, tú escucharás subir su brazo que me tenía y que me entrega, y la madre que estaba rota tú la verás volver entera. Gabriela Mistral

LA HORA DEL MUNDO

MI RED DE ALMAS AMIGAS

Mi Familia

Mi Familia

whos.amung.us - visitor maps

PREMIOS RECIBIDOS


SOBREVIVIENDO