sábado, 10 de abril de 2010

Estar conmigo ...


Hace un tiempo, decidí estar conmigo. Este estar… va dando sus frutos. El año anterior fue de cambios, de soltar, dejar ir.

Sin análisis, sin censuras, sin tratar de entender el por qué.
La vida es una novela, con afectos, vínculos; con cosas lindas y cosas feas.
Con personajes, angelicales o villanos… que por un tiempo serán nuestros maestros… enseñándonos el arte de vivir.
Se tenga la edad que se tenga, uno sigue dándose contra la pared… bien decía mi abuela…
“La cabra siempre tira al monte”…
Si… tengo muy claro quien soy y que es lo que quiero. Aunque muchas veces este “saber lo que quiero”, no se pueda poner en acto.
Los que me quieren bien no se asusten...sigo siendo aquella que conocieron… salvando la distancia… el embate del tiempo… y los achaques de los años. …Dejo de ser pequeña, y hoy es una MUJER… pero muy internamente, siempre será… “La pequeña y dulce, Silvia”.

De a poco voy regresando… Siempre en mi corazón, los quiero. Silvi.

6 comentarios:

juank dijo...

¿adonde habías ido? ¿Espero que no muy lejos de tus propios pies?....

un beso
juank

genialsiempre dijo...

La Silvia que yo he tenido la oprtunidad de conocer a través de su blog, es la que me gusta, así que espero que no cambie y me dure muuuuucho, es que soy muy egoista.

José María

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

las personas íntegra solo cambian la fachada...el interior solo madura...un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

No hay forma de estar con el otro sin haber estado previamente con uno mismo.
Besos.

Neogeminis dijo...

Uno es en esencia siempre el/la mismo/a aunque la vida nos haga madurar y cambiar en apariencia. Aprender a conocerse es algo que nunca acaba.

un abrazo.

Equilibrista dijo...

qué bueno, silvi!

feliz día del libro!

VIDEO

El video es un regalo para todos uds.
El que guste se lo puede llevar ... mas
arriba esta el enlace con Youtube.
Que tambien tiene autorizacion para
hacerlo conocer al mundo. Gracias a
todos. Silvi.

La tierra

Niño indio, si estás cansado, tú te acuestas sobre la Tierra, y lo mismo si estás alegre, hijo mío, juega con ella... Se oyen cosas maravillosas al tambor indio de la Tierra: se oye el fuego que sube y baja buscando el cielo, y no sosiega. Rueda y rueda, se oyen los ríos en cascadas que no se cuentan. Se oyen mugir los animales; se oye el hacha comer la selva. Se oyen sonar telares indios. Se oyen trillas, se oyen fiestas. Donde el indio lo está llamando, el tambor indio le contesta, y tañe cerca y tañe lejos, como el que huye y que regresa... Todo lo toma, todo lo carga el lomo santo de la Tierra: lo que camina, lo que duerme, lo que retoza y lo que pena; y lleva vivos y lleva muertos el tambor indio de la Tierra. Cuando muera, no llores, hijo: pecho a pecho ponte con ella, y si sujetas los alientos como que todo o nada fueras, tú escucharás subir su brazo que me tenía y que me entrega, y la madre que estaba rota tú la verás volver entera. Gabriela Mistral

LA HORA DEL MUNDO

MI RED DE ALMAS AMIGAS

Mi Familia

Mi Familia

whos.amung.us - visitor maps

PREMIOS RECIBIDOS


SOBREVIVIENDO