jueves, 12 de febrero de 2009

Silenciosa… y no es orgullo…¡!!

Entro y salgo silenciosa…para que no se note mi presencia … para no escuchar la estupida excusa… de que no hay tiempo … trato de no mirar … trato de no escuchar … trato y trato … y de a poco me voy retirando … que no se note … mi ausencia … dejando de participar … No se para que me tomo tanto trabajo … creo que ni cuenta se dan … o poco interesa … Que no se me pregunte porque no digo … porque no hablo … sino hay tiempo para que se me escuche … para que voy a robar el tiempo…que para otros se tiene … decir, hablar para hacer sentir la falta, no es lo mío… Quizás mi timidez y formación, me lleve a pensar demasiado…me hace sentir incomoda, que molesto; mucha veces pienso… llamo ¿??… mando un masaje de texto ¿??… un correo ¿??… pero para que; si para mi no hay tiempo… Debo seguir mi camino… no es orgullo, si se supiera el dolor que causa llegar a esta decisión. Si se supiera cuando daño hace el desinterés del otro…Duele el Alma… Para mi no pido nada… mi decisión esta tomada…ya no hay lagrimas solo un gusto amargo…que trate de revertir… a los golpes crecí… y
no es orgullo. सिल्विअज़क / Silvia Zak.

7 comentarios:

Selma dijo...

Entré... Escuché esta preciosa canción de Celine y te dejo un beso y un abrazo muy cariñosos, Silvi.

Juan Carlos Lozano dijo...

Pensaba aqui que comentar:

Y mientras se me escapaban un par de lágrimas, de esas que siempre andan traviesas. Porque conozco demasiado bien ese sentimiento, esa desazón, esa angustia y ese dolor. Y no lo conozco porque alguien me lo haya contado. Sino que lo he sentido yo.

Acaso la vida tenga esas cosas extrañas. La persona que te interesa a ti no se interesa. Y el que menos te piensas, ese si está pendiente de ti. Muchas veces he sentido ese "no tengo tiempo", como un sinonimo demasiado cruel del "no se me da la gana". La excusa en si misma es el "no tengo tiempo". No hay otra excusa ulterior.

Te mando un abrazo desde el corazón. Y para lo que sea, siempre estoy.

Juank

Mar dijo...

Jooo, es todo tan difícil, a la vez que damos nuestra vida y nuestro amor incondicional en ayudar a los demás, por otro lado nos sentimos mal cuando tan solo por una vez decimos NO, pues Silvi, no es orgullo, no es egoísmo, mas bien creo que es querernos un poquito mas...

Hoy se me saltaron varias veces las lagrimas, por felicidad al leer tu felicitación, por impotencia y rabia al ver que pido ayuda para mi hijo y me cierran puertas en vez de ayudarme a buscar una solución para el, otra vez de emoción al sentir los abrazos y besos de mis hijos... ufffff

Seguiremos luchando, pero no voy a morir poco a poco y tu tampoco D´s te puso en mi camino por algo, asi que caminaremos juntas, te quiero mucho.

Besitossssssss

Cornelivs dijo...

Sabes que te entiendo perfectamente Silvia...ese texto tan lindo que has escrito es poesía de la vida...

Me llegó dentro.

Un abrazo.

JESUS y ENCARNA dijo...

la vida es así, y nos hace sentirnos de esta manera en muchas ocasiones... a mi tambien, sabes?
es un placer tu blog, volveré con más tiempo, ahora está todo complicado
Besicos
Encarna

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

A veces sucede que ninguno de los dos quiere dar el paso para hacer la primera llamada.
Y sí, duele. Duele.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Silvia...

La indiferencia nos causa mucho daño, pero a veces los golpes nos ayudan a forjar nuestra personalidad y a entender que la vida es de subidas y bajadas.

Ya vendrán los buenos tiempos.

Unabrazo.

VIDEO

El video es un regalo para todos uds.
El que guste se lo puede llevar ... mas
arriba esta el enlace con Youtube.
Que tambien tiene autorizacion para
hacerlo conocer al mundo. Gracias a
todos. Silvi.

La tierra

Niño indio, si estás cansado, tú te acuestas sobre la Tierra, y lo mismo si estás alegre, hijo mío, juega con ella... Se oyen cosas maravillosas al tambor indio de la Tierra: se oye el fuego que sube y baja buscando el cielo, y no sosiega. Rueda y rueda, se oyen los ríos en cascadas que no se cuentan. Se oyen mugir los animales; se oye el hacha comer la selva. Se oyen sonar telares indios. Se oyen trillas, se oyen fiestas. Donde el indio lo está llamando, el tambor indio le contesta, y tañe cerca y tañe lejos, como el que huye y que regresa... Todo lo toma, todo lo carga el lomo santo de la Tierra: lo que camina, lo que duerme, lo que retoza y lo que pena; y lleva vivos y lleva muertos el tambor indio de la Tierra. Cuando muera, no llores, hijo: pecho a pecho ponte con ella, y si sujetas los alientos como que todo o nada fueras, tú escucharás subir su brazo que me tenía y que me entrega, y la madre que estaba rota tú la verás volver entera. Gabriela Mistral

LA HORA DEL MUNDO

MI RED DE ALMAS AMIGAS

Mi Familia

Mi Familia

whos.amung.us - visitor maps

PREMIOS RECIBIDOS


SOBREVIVIENDO