lunes, 9 de febrero de 2009

Corramos a través de la lluvia. ...¡!!


Había pasado todo el día con su mamá, jugando en la oficina. …Hermosa niña, de cabellos ensortijados… de ojos vivaces, imagen de inocencia. Cuando se disponían a abandonar la oficina, llovía a cántaros. ... Aquella clase de lluvia que, cuando cae tan fuerte, no logras distinguir la distancia entre una gota y otra... ni siquiera las ves golpear el suelo... Todos nos quedamos frente a la puerta del edificio, resguardados de la lluvia. ... Esperábamos, algunos con paciencia, y otros irritados porque la naturaleza les estaba estropeando su prisa rutinaria. Siempre me ha encantado la lluvia.
Me pierdo ante la vista de los cielos, lavando la suciedad y el polvo de este mundo.
Al mismo tiempo, los recuerdos de mi infancia, corriendo bajo la lluvia, son bienvenidos
como una forma de aliviar todas mis preocupaciones.
La voz de esta chiquita era muy dulce, y rompió mi trance hipnótico con esta inocente frase:
"Mamá, corramos a través de la lluvia".
"Mamá, corramos a través de la lluvia".
"Sí, mamá... Corramos a través de la lluvia".
"No, mi amor... Esperemos a que pare la lluvia",
contestó
la mamá pacientemente... La niña esperó otro minuto, y repitió:
“Mamá, corramos a través de la lluvia"
Y la mamá le dijo:
"Pero si lo hacemos, nos empaparemos..."
"No, mamá, no nos mojaremos. Eso no fue lo que le dijiste esta mañana a papá..."
Tal fue la respuesta de la niña, mientras hablaba del brazo de su madre...
"¿Esta mañana? ¿Cuándo dije que podemos correr a través de la lluvia, y no mojarnos?"
"¿Ya no lo recuerdas?
Cuando hablabas con papá acerca de su cáncer, le dijiste que si D´s nos hace pasar a
través de esto, puede hacernos pasar a través de cualquier cosa". Todos nos quedamos en absoluto silencio. Juro que no se escuchaba más que la lluvia. Nos quedamos parados, silenciosamente. … Nadie entró ni salió del edificio en los siguientes minutos. La mamá se detuvo a pensar por un momento acerca de lo que debería responder. Este era un momento crucial en la vida de esta jovencita, un momento en el que la inocencia y la confianza podían ser motivadas, de manera que algún día florecieran en una inquebrantable fe...
"Amor, tienes toda la razón. Corramos a través de la lluvia.
Y si D´s permite que nos empapemos, puede ser que Él sepa que necesitamos
una lavadita"... Y salieron corriendo... Todos nos quedamos viéndolas, riéndonos mientras corrían por el estacionamiento, pisando todos los charcos. Por supuesto que se empaparon, pero no fueron las únicas... Las siguieron unos cuantos que reían como niños mientras
corrían hacia sus autos. Sí, es cierto, yo también corrí. Y sí, también me empapé... seguro
D´s pensó que necesitaba una lavadita.
Las circunstancias o las personas pueden quitarnos nuestras posesiones materiales, pueden llevarse nuestro dinero, y pueden llevarse nuestra salud. Pero nada ni nadie puede quitarnos nuestras más valiosas posesiones:
NUESTROS RECUERDOS.
“Cada memoria es un ladrillo que construye mi vida”.
"LO IMPORTANTE NO ES LO QUE OCURRA EN TU VIDA,
SINO TU ACTITUD ANTE LO QUE TE OCURRE"
Después de cada tormenta… siempre sale el SOL.
Vivir la vida a cada instante es una obligación del Ser… sin importar los temporales… Así que a mojarse los pies. … ¡!!Silvia Zak.

7 comentarios:

Selma dijo...

¡Qué anecdota más hermosa y aleccionadora, Silvi... Y cuanta razón tienes!
Los recuerdos quien no los tenga buenos o malos, no ha vivido... Despues de la tormenta indefectiblemente sale el Sol, salió para Luz Casal a quien admiro tanto..

Hermosa tu "casa" Silvi,un beso cariñoso...

Mar dijo...

Porque sera que siempre que necesito una palabra de aliento, una señal de que hacer, publicas una entrada así?

Gracias silvi, te quiero.

Besitosssssssssss

amor y libertad dijo...

es precisa la anécdota, recuerdo haberla leído hace tiempo

un beso

Cornelivs dijo...

Un bello ejemplo, Silvia.

Si...la vida es como un juego, y hay que jugar, aunque pierdas, pero hay que arriesgarse, VIVIRLA...!

Lástima del que nunca haya jugado...

BESOS...!

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Silvia...

Bello relato.

"No caerá una hoja del árbol sin la voluntad del Señor".

Igualmente sucede con nosotros, cada situación se disfruta o se sufre de acuerdo con nuestra actitud para afrontarla.

Un abrazo.

Pedro dijo...

Me han entrado unas ganas locas de correr a través de la lluvia, de calarme hasta los huesos, de sentir el frío en la cara.... de Vivir.
Gracias por esta hermosa lección que nos alienta a seguir resistiendo.

Un beso.

genialsiempre dijo...

Silvia: es preciosoooooo, me gustaría que fuera mio este relato, porque la moraleja me vendría al pelo.

José María

VIDEO

El video es un regalo para todos uds.
El que guste se lo puede llevar ... mas
arriba esta el enlace con Youtube.
Que tambien tiene autorizacion para
hacerlo conocer al mundo. Gracias a
todos. Silvi.

La tierra

Niño indio, si estás cansado, tú te acuestas sobre la Tierra, y lo mismo si estás alegre, hijo mío, juega con ella... Se oyen cosas maravillosas al tambor indio de la Tierra: se oye el fuego que sube y baja buscando el cielo, y no sosiega. Rueda y rueda, se oyen los ríos en cascadas que no se cuentan. Se oyen mugir los animales; se oye el hacha comer la selva. Se oyen sonar telares indios. Se oyen trillas, se oyen fiestas. Donde el indio lo está llamando, el tambor indio le contesta, y tañe cerca y tañe lejos, como el que huye y que regresa... Todo lo toma, todo lo carga el lomo santo de la Tierra: lo que camina, lo que duerme, lo que retoza y lo que pena; y lleva vivos y lleva muertos el tambor indio de la Tierra. Cuando muera, no llores, hijo: pecho a pecho ponte con ella, y si sujetas los alientos como que todo o nada fueras, tú escucharás subir su brazo que me tenía y que me entrega, y la madre que estaba rota tú la verás volver entera. Gabriela Mistral

LA HORA DEL MUNDO

MI RED DE ALMAS AMIGAS

Mi Familia

Mi Familia

whos.amung.us - visitor maps

PREMIOS RECIBIDOS


SOBREVIVIENDO