miércoles, 28 de noviembre de 2007

... APRENDÍ ... ¡!!

Aprendí que la distancia puede causar nostalgia,
pero nunca olvido…
Aprendí que no importa lo que suceda,
o lo ruín que parezca el día de hoy,
la vida continúa, y el mañana será mejor.
Aprendí que se puede conocer bien a una persona,
por la forma en que reacciona ante tres cosas:
- un día lluvioso,- un equipaje perdido y
- los haces de luces de un árbol de Navidad que se entrelazan.
Aprendí que,
no importa el tipo de relación que tengas
con tus padres, sentirás su falta cuando ellos no estén.
Aprendí que “saber ganar” la vida no es lo mismo que “saber vivir”.
Aprendí que la vida, a veces, nos da una segunda oportunidad.
Aprendí que vivir no es sólo recibir, también es dar.
Aprendí que si buscas la felicidad, te ilusionas.

Pero, si centras la atención en la familia,
en los amigos, en las necesidades de los demás,
en el trabajo y en intentar hacer lo mejor, la felicidad te encontrará.
Aprendí que siempre que decido algo con el corazón abierto,
generalmente acierto.
Aprendí que cuando siento dolor,
no necesito ser un dolor para los demás.
Aprendí que diariamente necesito llegar y tocar a alguien.

A las personas les gusta un toque humano, sentir una mano amiga,
recibir un abrazo afectuoso, o simplemente una palmada amistosa en la espalda.
Aprendí que aún tengo mucho que aprender. ... ¡!!

No hay comentarios:

VIDEO

El video es un regalo para todos uds.
El que guste se lo puede llevar ... mas
arriba esta el enlace con Youtube.
Que tambien tiene autorizacion para
hacerlo conocer al mundo. Gracias a
todos. Silvi.

La tierra

Niño indio, si estás cansado, tú te acuestas sobre la Tierra, y lo mismo si estás alegre, hijo mío, juega con ella... Se oyen cosas maravillosas al tambor indio de la Tierra: se oye el fuego que sube y baja buscando el cielo, y no sosiega. Rueda y rueda, se oyen los ríos en cascadas que no se cuentan. Se oyen mugir los animales; se oye el hacha comer la selva. Se oyen sonar telares indios. Se oyen trillas, se oyen fiestas. Donde el indio lo está llamando, el tambor indio le contesta, y tañe cerca y tañe lejos, como el que huye y que regresa... Todo lo toma, todo lo carga el lomo santo de la Tierra: lo que camina, lo que duerme, lo que retoza y lo que pena; y lleva vivos y lleva muertos el tambor indio de la Tierra. Cuando muera, no llores, hijo: pecho a pecho ponte con ella, y si sujetas los alientos como que todo o nada fueras, tú escucharás subir su brazo que me tenía y que me entrega, y la madre que estaba rota tú la verás volver entera. Gabriela Mistral

LA HORA DEL MUNDO

MI RED DE ALMAS AMIGAS

Mi Familia

Mi Familia

whos.amung.us - visitor maps

PREMIOS RECIBIDOS


SOBREVIVIENDO