miércoles, 3 de junio de 2009

Historias reales de vida.

Mis suegros llegaron a los 59 años de casados. Y les aseguro que las pasaron. Uno de mis tíos les había prometido hacerles una gran fiesta para los 60. Mejor de la que le regalamos nosotros para los 50.

Tenían tanta ilusión… el
Alzheimer ,
en ella no los dejo llegar…

El murió de amor; 6 meses después. Los Domingo lo llevaba a Jardín de Paz , y hablaba con ella.
Mi suegra muy astuta, por no decir egoísta; le hizo prometer que no se moriría, antes que ella.
Y cumplió¡!! Fui la hija que no tuvieron y aseguro que no se murió antes (3 veces en estado desesperante), por la promesa hecha. Los ame tanto como a mis padres, ocupo el lugar de mamá (vive en Brasil), y les aseguro que lo hizo muy bien. En 9 meses perdí a papa y a mis padres políticos… una parte mía se fue con ellos… Disfruten, les dejo otra.“Historias reales de vida”. Silvi.
Un famoso maestro se encontró frente a un grupo de jóvenes que estaban en contra del matrimonio.
Los jóvenes argüían que el romanticismo constituye el verdadero sustento de las parejas y que es preferible acabar con la relación cuando este se apaga, en lugar de entrar a la hueca monotonía del matrimonio.
El maestro les dijo que respetaba su opinión, pero les relató lo siguiente:
Mis padres vivieron 55 años casados.
Una mañana mi mamá bajaba las escaleras para prepararle a papá el desayuno y sufrió un infarto. Cayó.
Mi padre la alcanzó, la levantó como pudo y casi a rastras la subió a la camioneta. A toda velocidad, rebasando, sin respetar los altos, condujo hasta el hospital. . . Cuando llegó, por desgracia, ya había fallecido. Durante el sepelio, mi padre no habló, su mirada estaba perdida. Casi no lloró.
Esa noche sus hijos nos reunimos con él. En un ambiente de dolor y nostalgia recordamos hermosas anécdotas.
El pidió a mi hermano teólogo que le dijera donde estaría mamá en ese momento.
Mi hermano comenzó a hablar de la vida después de la muerte, conjeturó cómo y donde estaría ella. Mi padre escuchaba con gran atención.
De pronto pidió:
"llévenme al cementerio".
Papá -respondimos-, ¡son las 11 de la noche, no podemos ir al cementerio ahora!
Alzó la voz y con una mirada vidriosa dijo:
No discutan conmigo por favor.
No discutan con el hombre que acaba de perder a la que fue su esposa por 55 años".
Se produjo un momento de respetuoso silencio.
No discutimos más.
Fuimos al cementerio, pedimos permiso al velador, con una linterna llegamos a la lápida.
Mi padre la acarició, lloró y nos dijo a sus hijos que veíamos la escena conmovidos: "Fueron 55 buenos años saben?
Nadie puede hablar del amor verdadero si no tiene idea de lo que es compartir la vida con una mujer así".
Hizo una pausa y se limpio la cara.
Ella y yo estuvimos juntos en aquella crisis, cambio de empleo", continuó”. Hicimos el equipaje cuando vendimos la casa y nos mudamos de ciudad,… compartimos la alegría de ver a nuestros hijos terminar sus carreras, lloramos uno al lado del otro la partida de seres queridos,…rezamos juntos en la sala de espera de algunos hospitales, nos apoyamos en el dolor, nos abrazamos en cada Nuevo Año, y perdonamos nuestros errores.
Hijos, ahora se ha ido y estoy contento, y ¿saben por que?,
Porque se fue antes que yo, no tuvo que vivir la agonía y el dolor de enterrarme, de quedarse sola después de mi partida. Seré yo quien pase por eso, y le doy gracias a D´s.
La amo tanto que no me hubiera gustado que sufriera...
Cuando mi padre terminó de hablar, mis hermanos y yo teníamos el rostro empapado de lágrimas. Lo abrazamos y él nos consoló:
"Todo está bien hijos, podemos irnos a casa; ha sido un buen día".
Esa noche entendí lo que es el verdadero amor.
Dista mucho del romanticismo, no tiene que ver demasiado con el erotismo, más bien se vincula al trabajo y al cuidado que se profesan dos personas realmente comprometidas.
Cuando el maestro terminó de hablar, los jóvenes universitarios no pudieron debatirle. Ese tipo de amor era algo que no conocían.
El tiempo no espera a nadie. Atesora cada momento… ¡!!

12 comentarios:

Cornelivs dijo...

Si; bello ese power point. Lo conocia, pero cada vez que vuelvo a leerlo se me ponen los pelos de punta.

Besos...!!!

juank dijo...

Asi es, no te quepa la menor duda. Esto es más que un cuento en realidad. El verdadero amor no es el fuego del romanticismo, ni la exitación de la pasión. Es la constancia del dia a dia, del pase lo que pase, de la voluntad inquebrantable de lograr una pequeña cosa a cada instante, aunque no grandes hazañas, porque eso no es voluntad.

El verdadero amor, es el que se dá. No el que se compra o se vende. Y por eso no puede prostituirse de ningún modo. Porque el verdadero amor es vivir la felicidad del otro, aunque las cosas no sean como uno quiere. Tener la entereza de amar, sobre todo cuando las cosas no cumplen con nuestros caprichos (tan pasajeros ellos).

y hay algo más. Algo que nunca se dice. Siempre que hay historias tan hermosas como estas, es porque detrás hay hermosas personas. Son las personas las que hacen la historia y no las circunstancias. Por eso, es una razón de más para agradecer siempre haber tenido la suerte de conocer gente asi. Y recordar por sobre todas las cosas siempre, que a ellos no les hubiera gustado vernos tristes nunca.

te dejo un abrazo con el corazón.
juank.

REIKIJAI dijo...

Cornelivs,Te cuento algo,festeje las Bodas de Oro de mis abuelos,de varios tios,de mis suegros.Historias algunas tristes pero llenas de amor.La Vida es una obra de teatro. Besitos.

REIKIJAI dijo...

Juan Carlos. Es constancia,es hacer frente a todo,esos peqieños grandes logros.hacen ese amor para la vida. Estos días los tengo muy presentes. Es cierto no les hubiese gustado.
Pero los extraño.Besitos.

Selma dijo...

Hay hechos realmente tristes en la vida... Mis bisabuelos murieron a los 96 y 94 años con las bodas de diamante rebasadas y mi madre, ya era viuda para las de plata...
Yo soy egoísta, quiero irme la primera...
Emotivo recuerdo el tuyo, Silvi y aleccionadora historia..

Besitos emocionados...

REIKIJAI dijo...

Selma;hace unos pocos años,me percate,que debia prepararme para estar sola.Y duele el alma.Son esas cosas,que jovencita,ni se tienen en cuenta.Se debe seguir,ya 28,hasta que la vida,diga.Besitos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Siempre he envidiado estas historias de amor largas...
Besos.

REIKIJAI dijo...

Pedro O.E.Tabién me gustan...y haber sido parte de ellas...me hace muy feliz.Besitos.

genialsiempre dijo...

Caray Silvia, me has conseguido estremecer con tu historia, !cuanta belleza y cuanto amor!, a uno le gustaría vivir algo así...

José María

REIKIJAI dijo...

José Maria.Son esas historias que no se borran mas,ver a esos hombres despedirse del amor,de su compañera de la vida...es una mezcla de sentimientos...me emociono al recordar.Besitos.

Shingen dijo...

El amor, cuando es del alma, siempre es eterno, de esta vida y de otras.

Es complicado prepararse, de hecho nunca se está preparado del todo algo duele siempre y no deja vivir. Por muchos amores que se hayan pasado, siempre duelen y cada vez más.

Amor eterno... hermoso lo que has dejado.

Un beso Silvi

David

REIKIJAI dijo...

David... Uno sabe;son las leyes de natarulaeza...muchas veces te dan ganas de revelarte...pero la vida debe continuar...y los amores se buscaran en los tiempos.Besitos.

VIDEO

El video es un regalo para todos uds.
El que guste se lo puede llevar ... mas
arriba esta el enlace con Youtube.
Que tambien tiene autorizacion para
hacerlo conocer al mundo. Gracias a
todos. Silvi.

La tierra

Niño indio, si estás cansado, tú te acuestas sobre la Tierra, y lo mismo si estás alegre, hijo mío, juega con ella... Se oyen cosas maravillosas al tambor indio de la Tierra: se oye el fuego que sube y baja buscando el cielo, y no sosiega. Rueda y rueda, se oyen los ríos en cascadas que no se cuentan. Se oyen mugir los animales; se oye el hacha comer la selva. Se oyen sonar telares indios. Se oyen trillas, se oyen fiestas. Donde el indio lo está llamando, el tambor indio le contesta, y tañe cerca y tañe lejos, como el que huye y que regresa... Todo lo toma, todo lo carga el lomo santo de la Tierra: lo que camina, lo que duerme, lo que retoza y lo que pena; y lleva vivos y lleva muertos el tambor indio de la Tierra. Cuando muera, no llores, hijo: pecho a pecho ponte con ella, y si sujetas los alientos como que todo o nada fueras, tú escucharás subir su brazo que me tenía y que me entrega, y la madre que estaba rota tú la verás volver entera. Gabriela Mistral

LA HORA DEL MUNDO

MI RED DE ALMAS AMIGAS

Mi Familia

Mi Familia

whos.amung.us - visitor maps

PREMIOS RECIBIDOS


SOBREVIVIENDO