lunes, 18 de agosto de 2008

Un Adiós Anunciado

Un adiós anunciado
Me imagino que cuando todo pase y pasará,

cuando tú y por supuesto yo recordemos sin amarguras,

sin remordimientos, con una dulce nostalgia lo que todavía sentimos,

lo que nos hemos propuesto no sentir más,

lo que finalmente dejaremos de sentir,

porque está mal y si está mal causa malestar como un dolor de cabeza,

como una culpa, para ti más que para mi, quiero que lo sepas.

En fin, cuando después de todo lo bueno que nos pueda pasar en este mundo

y tanto tú como yo con nuestras vidas rehechas lejos de nuestras vidas,

nos volvamos a ver estoy seguro de eso; en una calle cualquiera, en un café,en la parada de un taxi, a la salida de un banco o en un supermercado.

Seguramente nos miraremos sorprendidos y no sabremos qué decirnos,

si darnos un beso ... o darnos la mano como dos viejos amigos.

Te preguntaré si tienes tiempo,te invitaré a un bar.

Te diré que estás más linda que nunca,que yo tenia razón,

que los años iban a resaltar tu sensualidad y tú me dirás, para no herirme,

que no he cambiado tanto.

Y luego me preguntarás por los chicos,por mi esposa,

y yo te preguntaré si te has casado y finalmente antes de despedirnos,

con toda la franqueza

que siempre me cuestionaste, con toda la sinceridad que nunca te convenció,

voy a decirte una vez más lo que jamás me creíste:

nunca amé a nadie como a ti, como tú nunca nadie me amó.

VIDEO

El video es un regalo para todos uds.
El que guste se lo puede llevar ... mas
arriba esta el enlace con Youtube.
Que tambien tiene autorizacion para
hacerlo conocer al mundo. Gracias a
todos. Silvi.

La tierra

Niño indio, si estás cansado, tú te acuestas sobre la Tierra, y lo mismo si estás alegre, hijo mío, juega con ella... Se oyen cosas maravillosas al tambor indio de la Tierra: se oye el fuego que sube y baja buscando el cielo, y no sosiega. Rueda y rueda, se oyen los ríos en cascadas que no se cuentan. Se oyen mugir los animales; se oye el hacha comer la selva. Se oyen sonar telares indios. Se oyen trillas, se oyen fiestas. Donde el indio lo está llamando, el tambor indio le contesta, y tañe cerca y tañe lejos, como el que huye y que regresa... Todo lo toma, todo lo carga el lomo santo de la Tierra: lo que camina, lo que duerme, lo que retoza y lo que pena; y lleva vivos y lleva muertos el tambor indio de la Tierra. Cuando muera, no llores, hijo: pecho a pecho ponte con ella, y si sujetas los alientos como que todo o nada fueras, tú escucharás subir su brazo que me tenía y que me entrega, y la madre que estaba rota tú la verás volver entera. Gabriela Mistral

LA HORA DEL MUNDO

MI RED DE ALMAS AMIGAS

Mi Familia

Mi Familia

whos.amung.us - visitor maps

PREMIOS RECIBIDOS


SOBREVIVIENDO