viernes, 16 de noviembre de 2007

... En esos ojos del corazón ... ¡!!


Cuántas veces al ver una rosa me he detenido a pensar en su forma, en su olor, ... en la suavidad de sus pétalos... en la perfección de su estructura... y me pregunto qué tendría en mente su Creador, ... al momento de crear tanta perfección. ... ¿Sólo para deleitar el corazón del ser humano o tal vez para adornar la tierra?
Pero estas son preguntas a las que no le encuentro respuesta alguna; ... sin embargo, ... ahí permanecen y cada vez que ante mi tengo una de ellas, ... la disfruto, ... la palpo, ... la siento, ... no en mis manos, ... no en mi piel...
Es con los ojos del corazón, ... con esos ojos que perciben su hermosura, ... con esos ojos capaces de tocar, ... de saborear, ... de escudriñar con los cinco sentidos los misterios del mundo, ... porque lo que percibe el corazón, ... no lo perciben los otros sentidos
. ...
Entonces... esa rosa me conquista y me toma, porque los ojos del corazón la hacen suya.
Y como una rosa, ... perfecta en su forma, ... perfecta en su olor y en su tacto, ... perfecta en su capacidad para sublimar el instante... así son los ojos del corazón, ... porque con ellos he aprendido a detectar el amor; ... a percibir la envidia, ... a palpar y sufrir por el odio y la traición. ...
Son ellos los que me han dicho ¡Detente!!; ... son ellos los que me han mostrado esa isla lejana, ... donde habita el bien; ... son ellos los que me han aconsejado la senda a seguir, ... así muchas veces, terca en mi sentir, ... haya equivocado el camino. ...
En esos ojos del corazón, ... se resume la verdadera esencia del ser humano. ... ¡!!

No hay comentarios:

VIDEO

El video es un regalo para todos uds.
El que guste se lo puede llevar ... mas
arriba esta el enlace con Youtube.
Que tambien tiene autorizacion para
hacerlo conocer al mundo. Gracias a
todos. Silvi.

La tierra

Niño indio, si estás cansado, tú te acuestas sobre la Tierra, y lo mismo si estás alegre, hijo mío, juega con ella... Se oyen cosas maravillosas al tambor indio de la Tierra: se oye el fuego que sube y baja buscando el cielo, y no sosiega. Rueda y rueda, se oyen los ríos en cascadas que no se cuentan. Se oyen mugir los animales; se oye el hacha comer la selva. Se oyen sonar telares indios. Se oyen trillas, se oyen fiestas. Donde el indio lo está llamando, el tambor indio le contesta, y tañe cerca y tañe lejos, como el que huye y que regresa... Todo lo toma, todo lo carga el lomo santo de la Tierra: lo que camina, lo que duerme, lo que retoza y lo que pena; y lleva vivos y lleva muertos el tambor indio de la Tierra. Cuando muera, no llores, hijo: pecho a pecho ponte con ella, y si sujetas los alientos como que todo o nada fueras, tú escucharás subir su brazo que me tenía y que me entrega, y la madre que estaba rota tú la verás volver entera. Gabriela Mistral

LA HORA DEL MUNDO

MI RED DE ALMAS AMIGAS

Mi Familia

Mi Familia

whos.amung.us - visitor maps

PREMIOS RECIBIDOS


SOBREVIVIENDO