martes, 9 de septiembre de 2008

Viajar en primera ... ¡!! Cuentos Jasídicos

Uno de los Jasidim del Rebe Rashab trabajaba como contratista para el gobierno.
Ciertos individuos sentían fuertes celos por su éxito. Con mucha maldad elaboraron una calumnia y lo denunciaron ante la ley.
Su juicio iba a llevarse a cabo en Peterburg.
El jasid, a pesar de ser absolutamente inocente, no poseía evidencias o testigos que avalaran sus palabras. Sin embargo, las personas que deseaban dañarlo tenían pruebas fraguadas y testigos falsos para presentar ante la justicia.
El jasid visitó al Rebe Rashab en Lubavitch.
El Rebe le dijo:
“Seguramente viajas a Peterburg en tren.
¿En qué clase viajas?”
El jasid respondió:
“En segunda o tercera clase”El Rebe le dijo:
“¡Viaja en primera clase!”
El Rebe lo bendijo y el jasid emprendió su viaje. Hizo como el Rebe le indicó y viajó a Peterburg, al juicio, en primera clase.
Ésta consistía en pequeños compartimientos para dos personas.
Viajó toda la noche junto a otro pasajero.
Al otro día, muy temprano, tomó su Talit y Tefilín y se preparó para la Plegaria.
Sus rezos brotaron de lo profundo de su corazón pues se hallaba en un gran problema.
Cuando concluyó la Tefilá, recitó Tehilím (Salmos) volcando su alma a Di-s.
Su vecino de camarote estaba acostado en su sitio y el jasid creyó que aun dormía. Pero en realidad estaba totalmente despierto y siguió cada movimiento del judío.
Después de un rato se levantó de la cama, se lavó y sacó algunos alimentos y se dispuso a desayunar. También el jasid tomó su comida y se sentó frente a su vecino para comer. Entretanto comenzaron a conversar. La charla se desvió de un tema al otro,
hasta que el pasajero le preguntó:
“¿Por qué lloraste tanto durante tus rezos?
Noto en tu rostro que sientes una profunda preocupación y desasosiego
le relató acerca de la infame calumnia ideada en su contra y todo el tema en general.
Cuando arribaron a Peterburg, se despidieron y cada uno tomó rumbos distintos.
Después de unos días comenzó el juicio. Y con enorme sorpresa, el jasid reconoció inmediatamente al juez. Era su compañero de camarote en el tren.
Éste, luego de haber oído la historia de boca del acusado,
relatada con absoluta ingenuidad, comprendió que se trataba realmente de
una vil falsedad, y luego de investigar el caso, lo absolvió.
Entonces el jasid comprendió por qué le Rebe le había indicado viajar en primera clase.

No hay comentarios:

VIDEO

El video es un regalo para todos uds.
El que guste se lo puede llevar ... mas
arriba esta el enlace con Youtube.
Que tambien tiene autorizacion para
hacerlo conocer al mundo. Gracias a
todos. Silvi.

La tierra

Niño indio, si estás cansado, tú te acuestas sobre la Tierra, y lo mismo si estás alegre, hijo mío, juega con ella... Se oyen cosas maravillosas al tambor indio de la Tierra: se oye el fuego que sube y baja buscando el cielo, y no sosiega. Rueda y rueda, se oyen los ríos en cascadas que no se cuentan. Se oyen mugir los animales; se oye el hacha comer la selva. Se oyen sonar telares indios. Se oyen trillas, se oyen fiestas. Donde el indio lo está llamando, el tambor indio le contesta, y tañe cerca y tañe lejos, como el que huye y que regresa... Todo lo toma, todo lo carga el lomo santo de la Tierra: lo que camina, lo que duerme, lo que retoza y lo que pena; y lleva vivos y lleva muertos el tambor indio de la Tierra. Cuando muera, no llores, hijo: pecho a pecho ponte con ella, y si sujetas los alientos como que todo o nada fueras, tú escucharás subir su brazo que me tenía y que me entrega, y la madre que estaba rota tú la verás volver entera. Gabriela Mistral

LA HORA DEL MUNDO

MI RED DE ALMAS AMIGAS

Mi Familia

Mi Familia

whos.amung.us - visitor maps

PREMIOS RECIBIDOS


SOBREVIVIENDO